Contenidos

Sitios relacionados


Redes sociales

Crash bursátil (crack en la Bolsa)


Crash bursátil
Crash bursátil de 1929 (click para ampliar)
Un crash bursátil (o crack en Bolsa) es un repentino colapso de las valoraciones de una clase de activos, tales como las acciones en un mercado financiero, que se produce a raíz de órdenes de venta masivas. La caída extrema de los precios de las acciones se produce en un corto período de tiempo, como un día o una semana. Después de un crash suele venir otro, con una ligera recuperación intermedia, y finalmente un ciclo bajista a largo plazo. El crash a menudo proviene de la ruptura de una burbuja especulativa.

Sin embargo, puede producirse un crash, incluso sin una burbuja previa, cuando se produce un fuerte temor entre los inversores (por ejemplo, debido a acontecimientos externos como las crisis en otros países) que se van retroalimentando.

Aunque los crashs suelen estar provocados por un temor exagerado e irracional, no hay manera de evaluar objetivamente si se trata o no de una exageración, o si realmente se está anticipando una profunda recesión económica. Los gobiernos intentan intervenir para evitar un pánico generalizado que podría colapsar no sólo los mercados de valores sino también todo el sistema financiero y productivo.

El término "crash" apareció en las caídas bursátiles de Viena y Berlín en el verano y otoño de 1873. En inglés, el término proviene de "choque" o "accidente" bursátil. Por lo general se refiere a la Bolsa, a diferencia de la crisis económica, cuyo alcance es mucho más amplio. También se puede usar el término "crash" para referirse a un fuerte descenso en otros mercados: crash de bonos, crash inmobiliario, etc.

El crash bursátil más famoso y devastador fue el que se produjo a finales de Octubre de 1929, con caídas enormes en el precio de las acciones durante varios días sucesivos, lo que daría lugar posteriormente a lo que se conoce como Gran Depresión.